Leadville 100 MTB 2019, finalmente sotto le 9 ore! Il racconto di Jorge Alfredo (spanish version)

67804077_10217898287363180_7506164590594490368_n

Leadville 100 MTB 2019 – Por fin Sub 9 horas

Preámbulo

Esta carrera la conocí por medio de Horacio, quien fue el primero de nuestro equipo Monteplano en asistir al evento en la edición del 2014. Sus comentarios tan positivos sobre lo difícil y gratificante que es la carrera nos animaron a 7 amigos a asistir por primera vez en el 2015. Ese año por primera vez en mi vida asistí a una competencia de bicicleta de montaña fuera de México, que es gran parte de lo que hace esta carrera para mí un evento especial, pues es un viaje/carrera en conjunto.

El 2015 entrené con muy poca estructura, pero mucho entusiasmo. Ese año compré un plan de entrenamiento a vapor en internet, que cabe decir no seguí con gran apego, no tenía medidor de potencia ni tenía conocimiento pleno sobre el trayecto de la carrera; sin embargo, la emoción reinaba en el equipo Monteplano por el gran número de amigos que iríamos a Leadville por primera vez, esto facilitó que entrenáramos en conjunto durante alrededor de 5 meses previos a la carrera. Desde mi primera ida a Leadville mi meta era obtener un tiempo de menos de 9hrs para poder tener la hebilla dorada, sin embargo, ese año mi tiempo oficial fue de 9:54hrs. Contento por haber terminado la carrera y olvidando mi meta de tiempo, disfruté mi logro y pensé que Leadville era un capítulo cerrado y ahora me movería a nuevas carreras en diferentes locaciones.

En la ceremonia de premiación tuvimos la oportunidad de platicar con Kristian Hynek, quien nos platicó lo bella y difícil que era la carrera de Sellaronda Hero en las Dolomitas, en Italia. Fue ahí donde decidí que el siguiente gran reto sería terminar esa carrera, convencí a Cachi mi compadre de inscribirnos y realizar un viaje deportivo y de vacaciones con nuestras esposas y nos inscribimos a la edición 2016 de la Sellaronda Hero.

Realizando un análisis del proceso de entrenamiento para Leadville, estuve convencido que para Hero necesitaba tener un correcto entrenamiento, dirigido por un entrenador personal que preferentemente estuviera familiarizado la Sellaronda Hero. Fue así que inicié la búsqueda de un entrenador personal para convertirme en un mejor atleta. Por azares del destino, en una página de Facebook de participantes de Leadville encontré a un italiano que mencionaba que era entrenador, que iría a Leadville a correr en la edición del 2016, yo lo pregunté si conocía la Sellaronda Hero y que si me podría entrenar, el me dijo que con mucho gusto que de hecho él también asistiría a la edición 2016 de la Hero y que sería una gran oportunidad para ambos el trabajar juntos. Este entrenador es Samuele Peroni, Doublelife Coaching.

Después de varias platicas por whatsapp logramos organizarnos para iniciar el programa de entrenamiento y fue a inicios del 2016 que tuve mi primera temporada de entrenamiento con Samuele. Durante esta primera temporada de entrenamiento aprendí muchas cosas muy valiosas sobre el desempeño de un atleta en bicicleta. Mientras transcurría el periodo de entrenamiento, Horacio nos consiguió nuevamente pases para ir a la edición 2016 de Leadville, así que decidimos ir nuevamente a intentar mejorar el tiempo del 2015. Ahora tenía dos metas importantes en este año 2016, conquistar la Hero y terminar con mejor tiempo en Leadville. Curiosamente Samuele había salido sorteado para también asistir a Leadville este mismo año, por lo que correríamos 2 carreras juntos mi entrenador y yo.

Llego el momento de viajar a Italia, a uno de los lugares mas bellos que he estado en mi vida, Selva di Valgardena, a correr la Hero. A pesar de llevar varios meses de comunicación constante con Samuele, no nos habíamos conocido en persona. Un día antes de la carrera por fin nos conocimos en persona y cenamos juntos, desde el inicio fue evidente que Samuele era una gran persona y que estaba siendo entrenado con alguien con gran calidad humana que verdaderamente se preocupaba por mi desarrollo como atleta. Disfrutamos de la carrera de Hero, y nos coordinamos para que en Leadville Samuele viviera con nosotros durante nuestra estancia en Colorado para esa carrera, lo cual le dio mucho gusto.

El 2016 la carrera de Leadville la tomé con un enfoque completamente diferente, mi objetivo era solamente mejorar mi tiempo de 2015 y disfrutar mucho más el viaje y la experiencia. Así fue, en esa ocasión logré obtener 9:48hrs. Horacio, Cachi y Rubén también lograron su meta de mejorar su tiempo del año anterior, de hecho, Rubén fue la primera vez que terminó con gran esfuerzo. Samuele hizo un excelente tiempo para ser su primera participación tan lejos de su casa, me parece 9:23hrs.

Considero que esta primera temporada de entrenamiento estructurado fue la que me permitió comprender que para poder rendir en los eventos de ultramaraton necesitaba entrenar con la ayuda de Samuele.

Para el 2017 decidí participar en la BCBR de Canadá, temporada para la que nuevamente Samuele me estructuró un plan de entrenamiento adecuado al tipo de evento, una carrera de 7 etapas en puro singletrack. Esta sería la 2da temporada de entrenamiento con Samuele. Corrimos con gran satisfacción la BCBR y mantuve mi forma física a lo largo del año.

El 2018 nuevamente nos llegó la fiebre de Leadville. Nuevamente Horacio nos invitó a un grupo de 5 amigos a participar, y nos pusimos la meta de esta ocasión lograr terminar la carrera en menos de 9 hrs. Esta es ahora mi 3er temporada de entrenamiento con Samuele. Este año entrené mas duro que los dos años pasados, mis números de potencia parecían adecuados, sin embargo, este año me enfermé de gripa 3 días antes de la carrera y ese año el clima y condiciones del terreno fueron especialmente adversas, por lo que pude completar la carrera en 9:34hrs, mejor que mi tiempo del 2016 pero muy lejos de mi meta. Después de esta carrera me sentí derrotado, había puesto mucho empeño y esfuerzo en el entrenamiento para haber fallado en mi meta. Quedé molesto con la carrera que había realizado y dije que no volvería a intentarlo pronto.

Regresa la Inquietud sobre Leadville Sub 9

Para finales del 2018, antes de que fuera la lotería de Leadville, Cachi mi compadre estuvo insistiendo constantemente a los miembros de Monteplano que fuéramos el 2019 a correr la carrera, pues ya teníamos un corral de salida aventajado por nuestra participación del 2018 y que podríamos incluso hacer un viaje familiar para disfrutar mas la experiencia. Yo me negué rotundamente por mi “fracaso” de ese año, sin embargo, fue tan insistente que el 31 de diciembre, último día de la lotería, me inscribí. Me prometí que si quedaba elegido, este sería el año en que iría a la carrera con mi familia y haría mi mayor esfuerzo posible por ahora si obtener la preciada hebilla dorada.

Pasaron un par de semanas, y para mi sorpresa, salí sorteado para ir a la carrera. Esto me llenó de emoción pues nunca gano sorteos ni rifas; aunque también me puse nervioso pues sabía el difícil compromiso, físico y económico, que estaba adquiriendo al proponerme participar en la carrera, viajar con la familia y obtener sub 9hrs.

Para este momento, por algún motivo, todos mis compañeros de Monteplano que habían mostrado interés en participar en la edición 2019 de Leadville, cancelaron su participación dejándome solo en la aventura. Esta sería una parte difícil para mí, pues significaba que toda mi temporada de entrenamiento la haría prácticamente solo, ya que nadie más de mis amigos tenía una meta tan ambiciosa en mente como para justificar el acompañarme en el arduo entrenamiento que estaba por iniciar.

Al instante de salir sorteado hablé con Samuele, le expliqué el formato de mi viaje con familia, mi expectativa de lograr sub 9hrs, mi disponibilidad de tiempo semanal para poder entrenar, mis limitaciones en fines de semana para entrenar mucho tiempo por motivos familiares y varias otras restricciones. Samuele escuchó todas mis inquietudes, y conociendo mis capacidades físicas de las 3 temporadas de entrenamiento anteriores, se puso a idear un plan novedoso perfectamente estructurado para mí. Esta sería mi 4ta temporada entrenando con Samuele.

El periodo de entrenamiento

Desde el primer mes de entrenamiento note varias diferencias entre los entrenamientos de años pasados contra el que estaba iniciando actualmente. No sabía exactamente cuál era la diferencia fisiológica que estaba buscando Samuele, pero me parecían entrenamientos mas cortos, mas pesados que los de años anteriores, pero no me desgastaban de una manera excesiva. Me gustaban las sensaciones de este nuevo formato de entrenamiento.

El entrenamiento lo inicié a mediados de enero, con algo sencillo que subiendo progresivamente de nivel hasta coronar en Julio con los entrenamientos más pesados que he tenido desde que entreno con Samuele.

Por mi parte yo realicé un análisis detallado de las potencias, tiempos, peso, estrategia de carrera, y otros indicadores que había obtenido en mis ediciones 2016 y 2018 de Leadville. Adicional, analicé la información de 2 atletas que conozco y que habían terminado la edición 2018 en 8:50hrs y 9:05hrs respectivamente. Estos atletas los elegí pues su habilidad de manejo y peso corporal son similares a los míos y me podrían servir de referencia para tener un estimado de la forma física que debería, en teoría, tener yo par el 2019 si quería lograr un sub9. Después de varias semanas de analizar, meditar, calcular, comparar y estimar, encontré que para poder tener la seguridad de lograr un sub9 en Leadville, deberá tener un FTP de alrededor de 310Watts con un peso de máximo 79kg, o lo que es lo mismo un FTP de 3.9W/kg. También encontré que, si las condiciones de terreno eran las mismas que en el 2018, para poder lograr sub9 debería desarrollar una NP de 205Watts y una potencia promedio de al menos 170Watts a lo largo del evento. Estos valores de potencia y peso corporal, aunque eran meramente cálculos, se convirtieron en los valores objetivo mínimos que debería poder lograr con mi entrenamiento para sentirme preparado para la carrera.

A lo largo de estos meses pasé por varios altibajos en el entrenamiento. Enero pude entrenar muy bien y crecer mucho mi ftp, pero a mediados de febrero tuve una grave infección de oído que me impidió entrenar y perdí prácticamente un mes de entrenamiento, no crecí nada en forma en febrero, de hecho, ni siquiera hice prueba de ftp. Marzo y abril fueron mejores meses, me puse muy aplicado con el plan de entrenamiento y de alimentación y percibí una mejora importante. Mayo fue n mes con muchos compromisos sociales y viajes por motivos familiares y la boda de i hermana menor, este mes, aunque entrené fuerte, mi FTP en la prueba se redujo ligeramente, lo que indicaba un claro cansancio. Samuele me dijo que no me preocupara, tuve una semana más de entrenamiento de baja carga para descansar e iniciamos junio con fuerza renovada. Junio fue el mes en el que percibí el mayor incremento de FTP durante el entrenamiento. Había logrado llegar a 303W. A un mes del evento por primera vez estaba con un número de FTP y peso muy aproximado a mi meta de 310W y 79KG fijado al inicio de la temporada. Parecía que todo el esfuerzo del entrenamiento marchaba con viento a favor. Julio era mi mes clave, en el que debía dar todo, con los niños de vacaciones escolares, mis salidas de entrenamiento podían ser mas en la semana. Este mes también mi familia me apoyaría para poder entrenar largo todos los domingos de acuerdo al plan de entrenamiento de Samuele. Hice mi mejor esfuerzo este mes, manteniéndome con el menor nivel de estrés posible, haciendo una alimentación de la mejor calidad, utilizando técnicas de entrenamiento alternativas como los baños de calor y respiraciones de Wihm Hof. Los entrenamientos eran muy pesados, con mucho tiempo en Z3 alta que después de 3hrs se siente como fuego en las piernas, pero lo estaba logrando, cada entrenamiento podía superar mis números del entrenamiento pasado, iba todo a la perfección. Para finales de Julio me sentía algo cansado así que pedí a Samuele posponer la prueba de FTP una semana. El 1 de agosto, 9 días antes de la carrera realicé una última prueba de esfuerzo, el resultado no fue grato, 300Watts, había entrenado como nunca y no había logrado conseguir mi meta de 310, no solo eso, había bajado de potencia. Samuele me dijo que no me preocupara, que el FTP es una imagen de un día, que el entrenamiento estaba hecho y que estaba seguro de que tenía yo ya la preparación suficiente para lograr mi meta. Afortunadamente logré controlar mi nutrición y pesar 77kg, por lo que mi relación peso potencia estaba ahora en 3.89W/kg, muy cercano al valor que había calculado debería tener. Esto me dio nuevas ilusiones de que el sub9 era posible.

Los preparativos antes del viaje

Tres semanas antes del viaje, durante la etapa más pesada del entrenamiento, realizamos una serie de ajustes críticos a mi bicicleta con la gran ayuda de Horacio. Mandamos la suspensión trasera a servicio por un mal funcionamiento, montamos unas llantas nuevas, probé diferentes tipos de guantes, ajusté presión de la suspensión delantera, probé diferentes tipos de puños, monté un plato rotor nuevo de 32T pues el mío ya estaba muy gastado, y, para mi fortuna, Horacio me prestó su desviador y cassette XTR 12 velocidades con un rango de 10 a 51 dientes para tener un pequeño extra apoyo en las subidas pesadas, este resultaría ser una pieza fundamental en mi carrera. Después de varias visitas a la tienda de Horacio y de su muy amable disposición, logré tener la bicicleta exacta que quería yo correr en Leadville, y la pude probar al menos la última semana de entrenamiento pesado, así que todo estaba perfecto con la bicicleta. Es de recordar y valorar el enorme esfuerzo que Horacio puso en cumplir todas mis demandas de manera rápida y eficiente.

Para este año, como sé que la altura me afecta de forma moderada, decidí que vacacionaríamos con la familia una semana antes de la carrera en Vail, para climatizarme a la altura. Las 3 ediciones anteriores llegábamos solo con 2 días de anticipación y sentía yo siempre que no estaba bien aclimatado.

Este año también puse especial interés en la cantidad y tipo de alimentación que debía tener durante la carrera, y fue en estas semanas previas al viaje que concreté la siguiente estrategia: correría el arranque con una hydrapack 2lts de líquido que me permitirían llegar de una exhibición hasta twin lakes, en twin lakes dejaría la hydrapack y tomaría dos ánforas para subir hasta columbine, en columbine tomaría dos ánforas nuevas y llegaría hasta pipeline, en pipeline dos nuevas y con esto podría llegar a meta. Todas mis comidas serían liquido exclusivamente, específicamente Tailwind a concentración de 300cal por anfora por hr, usaría el equivalente a 9 ánforas a lo largo de la carrera, 3 en hydrapack y 6 en ánfora. Ese era el plan al menos. Como sería esta la primera ocasión en una carrera usando hydrapack, me aseguré de que realizara al menos un entrenamiento de 5hrs con hydrapack para reacostumbrarme a ella.

La semana antes del viaje (2 antes de la carrera) el trabajo estuvo sobradamente cargado de temas complejos, que requerían mi mayor atención y me generaron una buena carga de estrés, así que decidí entrenar ligero para no sobrecargar mi sistema y enfocarme a hacer maletas y dejar mi bicicleta empacada. Esta semana también me mandó Samuele la información referente a los entrenamientos que debía realizar en la semana previa a la carrera mientras vacacionaba en Vail. Todo listo emprendimos el largo viaje que representa 13hrs netas de viaje con 3 escalas intermedias entre carro, avión y carro rentado en Colorado. Así llegamos el sábado 3 de agosto a las 5pm a Vail. Con todo el circo que involucra mover a 5 personas con equipaje pesado y una bicicleta.

La semana previa a la carrera

Ya de vacaciones en Vail, el domingo estaba tan cansado del viaje que no abrí la maleta de la bicicleta sino hasta en la tarde/noche. La armé con mucha dificultad pues el departamento era pequeño y Diego mi hijo de 1.5años insistía en ayudarme, lo cual complicaba mi capacidad de armar la bicicleta. Después de terminar de armarla, y pareciendo estar todo en orden, el último ajuste que realicé fue el autosag de la suspensión trasera. Pareciendo estar todo en orden con el autosag, hago una prueba de golpe al sistema brain y me doy cuenta que no esta operativo, no bloquea el brain. Realizo 3 veces consecutivas la purga de la suspensión, pero funciona. Pienso que en la salida de entrenamiento del día siguiente podría autocalibrarse el brain y me voy a dormir.

La mañana del lunes salgo con Gonzalo de Culiacán a subir a la parte de juegos de la góndola de Lionshead. Un paseo muy bonito que sirve para prender las piernas nuevamente y recordar el manejo por los singletracks en las bajadas, lo disfruto muchísimo. Desafortunadamente me doy cuenta de que el brain trasero no funciona, por lo que mi cabeza empieza a hacer miles de escenarios catastróficos que explican como perdería mi posibilidad de sub9 por este tema. Llamo a un distribuidor de Specialized en Edwards, a 20minutos de Vail, me piden llevar la bicicleta por lo que el martes 6 de agosto (4 días antes de la carrera) estoy a las 10am en su tienda explicándoles el problema de mi suspensión. Les hago saber la importancia de la meta se sub9 para mí y les pido me ayuden a resolver el problema, dejo la bicicleta y me voy a pasar el día con la familia a la montaña de Vail. Este día fue especialmente tenso para mí pues estuvimos hablando varias ocasiones con las personas de la tienda buscando soluciones posibles; el brain no tiene compostura es el veredicto, puedes correr así, o comprar un cuadro rígido, pero se te entregaría tu bicicleta armada el viernes en la tarde/noche. El escenario se tornaba muy complejo a mis ojos, esto me parecía un golpe mortal en mi intención de lograr el sub9; correr con una bicicleta que no bloquea la suspensión trasera me quitaría muchísima eficiencia de pedaleo, correr con la suspensión bloqueada por presión de aire me representaría el correr como si trajera un cuadro rígido, pero con el peso de uno de doble. Parecía que los astros estaban jugando en mi contra. Estuve meditando toda la tarde si cambiar a un cuadro rígido u optar por subir la presión del brain descompuesto. La mañana del miércoles fuimos de paseo a piney lake y ahí decidí que lo mejor era correr con mi bicicleta y tratar de minimizar el efecto negativo del brain descompuesto con una combinación de presión alta con ajuste de rebote. Les notifico en la tienda de bicicletas mi decisión y les pido me ayuden a tener lista la bicicleta para ese día a las 3pm para pasar a recogerla y poder realizar los 2 entrenamientos faltantes antes de la carrera y poder ajustar el control de rebote. La noche del miércoles ya en el departamento pruebo la teoría de subir la presión y cerrar el control de rebote y parece ser que opera correctamente, sin embargo, no me queda tiempo para salir a probarla.

El jueves en la mañana no tuve oportunidad de probar la bicicleta ni entrenar porque había que ir con la familia al paseo de los rápidos, esto incrementa mi nivel de estrés porque no pude entrenar el miércoles como debía y ahora no podría probar la bicicleta el jueves sino hasta en la tarde, pero me trato de mantener calmado con la cabeza distraída. En cuanto llegamos el jueves en la tarde al departamento salgo a probar la bicicleta y para mi agrado encuentro que efectivamente, pedaleando en planos y subidas con la suspensión en alta presión y con el control de rebote en lo más lento, la suspensión se comporta como bloqueada. Mi estrategia de carrera sería entonces ajustar el rebote a lo mas lento todos los planos y subidas de tierra y pavimento por igual, y abrir 3 clicks del rebote para las bajadas de tierra. Esto liberó enormemente mi carga de estrés acumulado.

Toda la semana estuve monitoreando el clima y para mi fortuna estuvo lloviendo casi diario en la tarde y noche, lo que me favorecía pues compactaría el terreno y evitaría el polvo que tanto daño me hace. Para el día de la carrera se pronosticaban lluvias después de mediodía así que planee dejar chamarras extra en las dropbags de columbine y pipeline.

El viernes entrene la precarrera que Samuele me recomendó de 1hr en la montaña atrás del departamento de Vail. Probé nuevamente mi técnica de rebote para compensar el brain descompuesto, encontré que los valores de corazón y potencia parecían adecuados así que me sentí listo para dar mi mejor esfuerzo al día siguiente. Salimos a media mañana hacia Leadville con mi familia para recoger mi numero y que los niños conocieran el ambiente ciclista. Llegamos a Leadville con una hr de retraso por un accidente en la carretera, pero tuvimos tiempo suficiente para registrarme, que los niños jugaran en el pump track, saludar a Howard Grotts, organizar las bebidas de todas mis dropbags y comprar algunos souvenirs. Regresamos temprano al departamento y Cris me ayudo a llevar a los niños a un parque cercano para poder yo terminar de ajustar todos los detalles finales de la carrera. En este tiempo revise presión de llantas, lubricación de cadena, presión de suspensiones, preparé la alimentación para la mañana siguiente, la ropa de ciclismo, así como la de cobertura para antes de la carrera y la que usaría para después de la carrera. Subí a la camioneta todo lo que necesitaba para el día siguiente excepto la bicicleta. Me tomo unas 3hrs dejar cada artículo perfectamente organizado, pero en mi cerebro estaba ya todo listo, un baño para relajarme y a dormir temprano.

Pude dormir de las 9 a las 3.30am, 6:30hrs que fueron más de las 4 o 5 que normalmente duermo por los nervios antes de Leadville en las ediciones pasadas. Me sentía descansado por lo que sentí sería un buen día, me vestí, desayuné todo lo que tenía planeado, termine los últimos detalles de higiene, tomé mi bicicleta y salí a la camioneta. La temperatura no era muy baja, 7°C, esto me agradó. Manejé un poco delante de coper mountain cuando sentí el llamado de la naturaleza por lo que tuve que pararme a evacuar a la orilla de la carretera, una anécdota que quedará para la historia. Llegué a Leadville 5:15am. Me estacioné en el mismo lugar de las 2 ediciones anteriores cuando sentí nuevamente necesidad de evacuar, vi una casa iluminada, toqué para ver si me dejaban usar su baño, pero nadie respondió, tomé la bicicleta, fui a la línea de meta, entre al baño y ahora si sentí alivio completo de mi estómago, estaba ya listo para correr. Regresé a la camioneta, preparé casco, guantes, zapatos, hydrapack, lentes, ajusté presión de llantas a 27 atrás y 25 adelante, cerré la camioneta y me fui a la meta. 5:35 estaba en la meta en el corral morado en la 4 fila que es muy adelante. Socialicé brevemente con los corredores de los lados cuando me di cuenta de que no traía mi bomba de aire, pedí me cuidaran la bicicleta y fui corriendo a la camioneta por la bomba, que me sirvió como un pequeño calentamiento antes de la carrera, deje la chamarra pesada en la camioneta y solo me quede con los pants, regresé a la línea de meta y faltaban solo 10 min para el arranque. Me retiré los pants, me coloqué bien la hydrapack, encendí el garmin, me puse mis lentes e inicié mi estiramiento precarrera. Abrieron el corral faltando 5 minutos para el arranque y caminamos a juntarnos con el corral verde que estaba enfrente de nosotros.

Este año, aunque habían anunciado arranque diferido para los corrales, de ultimo momento cancelaron la idea y siguieron el formato de arrancar todos en conjunto como las ediciones previas. Esto significaría trafico regular desde el arranque hasta Carter Summit.

La estrategia de carrera

Siendo mi 4ta participación, el trayecto de la carrera lo conozco perfectamente, también estoy ya muy familiarizado con el trafico habitual de ciclistas en ciertos momentos críticos de la carrera, con los puntos de abastecimiento y las zonas difíciles para mí. Esta información resultó ser muy valiosa mientras ejecutaba mi plan de carrera que detallo a continuación:

La estrategia predominante de pedaleo fue mantener el mayor tiempo posible una potencia de alrededor del 83% del FTP en las subidas (240 a 250W), de alrededor del 75% del ftp en todos los planos y plano/bajadas que así lo permitieran (220 a 230W), y descansar lo mas posible en las bajadas pronunciadas, tratando de estar sentado lo mas posible para lograr la mayor recuperación en las piernas en las bajadas. Solo bajo circunstancias especiales haría un pequeño sprint extra en aras de mantenerme dentro de un grupo de drafting que me resultara beneficioso, pero nunca para presumir a otro ciclista. Estos valores de potencia los tenía ya muy estudiados y si los ejecutaba correctamente lograría desarrollar una NP de 205Watts y una potencia promedio de al menos 170Watts a lo largo del evento, que son los objetivos estudiados para obtener sub9 bajo las condiciones de terreno del 2018.

En conjunto con la estrategia de potencia vino la estrategia de tiempos. Analizando mis tiempos del 2016 y 2018, y los números de dos corredores que terminaron en 8:50 y 9:05hrs respectivamente en el 2018, me propuse la siguiente tabla de tiempos:

 

Dist

N

CartA

17.1

0:54

PipA

45.5

2:06

TwiA

65.3

2:50

COL

82.6

4:36

TwiB

98.4

5:12

PipB

117.6

6:05

CartB

146.1

7:58

CuIn

163.2

8:31

PaGl

167.0

8:45

FIN

168.3

8:50

Esta tabla en combinación con la moderación de la potencia serían la guía principal para seguir durante la carrera. Lo hice así para evitar desgastarme excesivamente en la primera mitad de la carrera, y poder llegar lo más fresco posible a Columbine, que es la subida que mayor reto me ha representado siempre. Mi historial me demuestra que soy mucho mas eficiente en recuperación de tiempo en el retorno de Columbine a Leadville, por lo que en teoría si llegaba a Columbine en tiempo adecuado y con suficientes piernas, podría garantizar el cumplir mi meta.

Finalmente, la estrategia de alimentación sería consumir al menos 750ml de liquido por hr con una carga calórica de 300cal. De ser necesario agregar un gel cada 2hrs. o en partes muy demandantes de energía. Evitar a toda costa los alimentos solidos y suplementarme con pastillas anti-calambres cuando fuera necesario. Adicional, el Garmin dispararía una alarma de bebida cada 6 minutos, con esto garantizaría el tomar los 750ml de líquido por hr, justo como en mis entrenamientos había practicado.

La carrera

Formado ya con mi equipo completo en la meta, faltando 5 minutos para el arranque, recé un Padre Nuestro y me encomendé a Dios durante el himno nacional de USA y a las 6:30 sonó la escopeta, la carrera había iniciado.

La primera sección de pavimento que es bajada de mucha velocidad, mantuve mi extrema izquierda como cada año, rebasando por la izquierda cuanta gente me fuera posible sin subir de Z4. La adrenalina fluye a todo lo que da por el cuerpo, hay que tener mucho cuidado con los demás corredores que al girar en las curvas cerradas pierden el control de sus bicicletas. No percibo nada de frio como otros años, esto se debe a que en esta zona que es la mas fría de la carrera registramos 8°C, ideales para mí.

Entramos en la sección de terracería que conduce a la primera escalada del día. Este plano de terracería esta muy bien compactado por la lluvia de anoche y permite rodar a un paso moderado por el tráfico de ciclistas, pero sin polvo, que es lo que más me beneficia en este momento de la carrera.

Llegamos al inicio de la escalada de St Kevins y el trafico era muy similar al de años anteriores, si embargo por estar en el corral morado, la gente sabía pedalear adecuadamente a baja velocidad y escalábamos a un ritmo constante, muy compacto el grupo, pero avanzando siempre. Reviso la potencia con la que estamos subiendo, 245W, excelente valor, aunque las piernas frescas piden rebasar para ir más rápido, me contengo y es el primer año que no rebaso a nadie en esta primera parte de la carrera. Fluimos de manera bastante ordenada y homogénea durante toda la subida, en los pequeños tramos de descenso tenemos algo de efecto acordeón, pero bien manejados por el general del pelotón en el que voy metido. En esta primera subida me doy cuenta de la enorme ventaja de haber iniciado la carrera con hydrapack, es muy sencillo tomar agua, el paso es lento y pide mucho equilibrio, me puedo mantener bien afianzado del manubrio y no preocuparme por perder el ánfora o chocar con otro corredor, además, me mantiene en una temperatura corporal agradable, aunque el día no es muy frío, esta completamente nublado.

No me preocupan los tiempos intermedios, me preocupan los tiempos de los puntos estratégicos que he fijado. Paso el punto Carter Summit a los 53min (54min permitidos), completamente fresco de piernas e inicio el descenso rápido de pavimento. Tengo 1:10hrs para llegar a pipeline, asumo posición aerodinámica y utilizo a cualquier persona frente a mí para hacer drafting. Llegamos a la pequeña subida de pavimento que conecta con el hagerman road (subida hacia powerline), el trafico se ha dispersado bastante, pedaleo a mis potencias previstas, sin acelerarme y tratando de tener drafing siempre que sea posible. Vuelta a la derecha en hagerman road, subida de pendiente de alrededor de 8% donde se forman grupos de trabajo de unos 10 ciclistas, trato de mantenerme entre los tres últimos para evitar llegar al punto donde me toque compartir la carga de trabajo al frente, estoy pensando solo en mi mayor beneficio.

Vuelta a la izquierda, es la parte descompuesta de la subida hacia poweline, el ritmo se mantiene muy similar y mis valores de potencia se siguen manteniendo estables y constantes. El general de los ciclistas tiene buena habilidad de ascenso, aunque en esta parte he iniciado ya el proceso de rebasar constantemente ciclistas que empiezan a mostrar el esfuerzo excesivo realizado en St Kevins. Coronamos la subida e inicia el descenso de powerline, abro el rebote de la suspensión trasera por primera vez en la carrera y confiando en mis habilidades de descenso bajo a la mayor velocidad posible sin extremar el riesgo de una ponchada o caída. Rebaso a izquierda y derecha una enorme cantidad de ciclistas, como cada año. No siento una particular excesiva velocidad, pero noto que fluimos muy coordinadamente con el grupo que voy bajando.

Termina la bajada vuelta a la derecha de nuevo al pavimento que conecta a pipeline, me faltan 20min para llegar y parece que voy ligeramente debajo de ritmo. Mantengo el paso a potencia programada y veo un pelotón grande de 30 ciclistas adelante, decido atacar para alcanzarlos, logro unírmeles y aprovecho el drafting al máximo siendo el último. Avanzamos a muy alta velocidad con muy poco desgaste de potencia en mis piernas, es justo lo que necesito en esta parte de la carrera. Giro a la derecha y entramos en la terracería corta que conecta a pipeline. Esta sección está seca y polvosa, así que recurro a mi buff, hay aire en contra por lo que sigo utilizando brazos cerrados en el manubrio al pedalear. Llego a Pipeline a las 2:06hrs, con piernas bien y en tiempo exacto, parece ser bajé algo tranquilo en powerline y no he podido ganar nada de tiempo entre ST Kevins y Pipeline. Reviso mi hydrapack y tiene agua suficiente para seguir hasta twin lakes. Mantengo el paso en el puesto de abastecimiento y me reúno con un nuevo pelotón recién formándose a la salida de pipeline.

Salimos de pipeline y nos mantenemos muy compactos unos 20 corredores entre los planos, subidas y bajadas de esta sección hasta llegar al singletrack. Esta sección tiene partes completamente mojadas y otras completamente secas y con polvo, uso mi bufd a discreción para no limitar mi capacidad de respiración. Reviso la NP de lo que llevo de carrera, voy en 215watts, es un buen numero para este inicio de carrera. Pasamos el singletrack a buena velocidad. Vuelta a la derecha para tomar la sección de gravel/pavimento que comunica el singletrack con twinlakes. Esta parte esta compacta con poco polvo así que puedo aprovechar para recuperar mi ritmo de respiración, me monto en un nuevo pelotón de 5 personas y pedaleamos compartiendo la carga entre todos hasta twinlakes, es la primera edición de Leadville que siento tan sencillo y rápido este tramo de la carrera.

Cruzamos la carretera y entramos a twin lakes, el ambiente de los espectadores te recarga de energías. Paso por la cortina de la presa y ubico el puesto de abastecimiento, específicamente el letrero de dropbags, me indican curzar el registro de tiempo y parar en el puesto, así lo hago, me freno, les pido mi dropbag y en menos de 20 segundos aparece un voluntario con ella, me quito la hydrapack, pongo las dos ánforas en mi bicicleta y dejo la hydrapack en la dropbag, desecho los guantes de neopreno que me había quitado después de powerline, me quito la chamarra y la guardo en mi bolsa trasera del jersey, tomo un gu roctaine chocolate para el camino y en lo que me parece menos de 2 minutos arranco nuevamente, casi chocando con un corredor que venía atrás de mí por no fijarme bien. En cuanto arranco decido tomar 2 tabletas anticalambres porque siempre me acalambro en columbine, tomo las pastillas, tiro una sin querer, pero me queda una para mas adelante. El tiempo es 2:54, 4 minutos atrás de lo planeado, pero 9 minutos delante de mi tiempo de 2018. Hago una evaluación completa de mi capacidad y decido que debo seguir apegado a mi plan de potencias y no acelerarme, lo que es para mí la parte menos eficiente del trayecto esta por comenzar y debo tener energía suficiente.

Pedaleo ya sin grupo uniforme desde twin lakes hasta la base de columbine, un pequeño calambre quiere llegar, pero subo la cadencia y lo evito.

Vuelta a la izquierda en el stand de Orange seal donde un corredor del año pasado barbón me presume su hebilla grande, me dice que yo también puedo, me concentro para 1hr de pedaleo en Z3, me pongo en posición y avanzo. Al inicio de Columbine soy pasado por unos 40 corredores, con cada uno de ellos siento la necesidad de demostrarles que puedo ir más rápido, pero mantengo 240 watts sostenidos, ahora si las piernas empiezan a sentirse cansadas. Alterno entre pedalear muy alta cadencia con pedalear parado durante 2min cada 20 minutos. Me siento a mi capacidad tope e inician avisos de calambre. Parece que puedo lograr llegar a la cima en 4:36hrs. Mas delante de la mitad de la subida, veo a los primeros corredores bajar, uno de EF uno de otro equipo y Howard Grotts en tercero. Este año veo a los primeros corredores mucho más arriba que en las 3 ediciones pasadas, esto me motiva, pues se que voy más rápido que el año pasado. Sigo con mi pedaleo contante a 83rpm alternando con parado, parece que tengo un segundo aire. Paso los 3300m que siempre me cuestan trabajo y sorprendentemente este año no se me eleva tanto el corazón y empiezo a pasar a todos los que al inicio de Columbine me habían pasado. Nunca haciendo un esfuerzo excesivo. Rebaso con cuidado para no chocar con la gente que viene bajando muy rápido. Llego por fin a donde se terminan los árboles, donde se desvía ligeramente el camino desde el 2018. Pedaleo hasta donde mis piernas me dejan y al primer aviso de calambre me bajo a caminar para cambiar músculos. Son las 4:06hrs, ¿podré llegar en 20 minutos a la cima? Probablemente sí. Mantengo un paso firme rebasando y caminando a quien va lento, pero sin dar ataques fuertes pues la intención de calambre sigue firme. Alterno entre subir caminando donde esta difícil y pedaleando donde se puede, el camino en esta zona está completamente seco, mucho polvo de los corredores que van bajando, muchas piedras sueltas por donde anos caminando. Ese 51 del cassette me está ayudando mucho. Paso la milla 48 donde hay sensor de tiempo, llevo 4:21hrs, veo lo que me falta y estoy convencido de que no llego en 10 minutos, sin embargo, mantengo paso firme. Al coronar la parte de caminar llevo ya 4:39hrs, voy ya 3 minutos por debajo del tiempo, las piernas están ya descansadas por lo que pedaleo siguiendo el ritmo de carrera mientras la gran mayoría de ciclistas alrededor están apenas recobrando el aliento. Acelero y llego a la cima de Columbina en 4:45hrs. Nada grato para mí, son 10 minutos arriba del tiempo deseado, pero 20 abajo que el año 2018. Pido mi dropbag a un niño que veo confundido, encuentro mi bolsa, cambio ánforas, tomo un gu, el clima sigue muy bien por lo que decido bajar sin chamarra, solo me pongo el buff para el polvo de la bajada, debo haber estado 1 minuto y medio en Columbine, me siendo bien hidratado pues durante toda la subida he mantenido la hidratación con la alarma del Garmin.

Dato importante, en el 2018 llegué a Columbine con 5:05 hrs, una potencia media de 176 Watts y 205 Watts normalizados. Este año he llegado en 4:46hrs, una potencia media de 178 Watts y los mismos 205 Watts normalizados. Son valores muy similares de potencia, pero con 20min de diferencia de tiempo que atribuyo yo a 3 factores: 1. Salir en el corral morado y no tener tanto desgaste al inicio de la carrera por ir rebasando gente mas lenta que yo, 2. Las condiciones del suelo más compacto y del clima menos frio y con poco sol, y 3. el uso inteligente de los pelotones para descansar en los planos y avanzar más rápido, adicional a la mejor preparación física de este año.

Inicia el regreso hacia Leadville. Lo primero es una subida donde tomo un gu para tomarlo lentamente en la bajada y terminar de disipar los calambres. Sé que mis piernas trabajaron mucho en el último jalón de la subida y que en el inicio de la bajada no me podré sentar por los descompuesto del terreno, hago mi mejor esfuerzo para balancear velocidad de bajada, impactos en las piernas y descanso sentado. Bajo lo más rápido posible manteniendo la hidratación constante, rebasando siempre en la bajada y sin ser rebasado nunca. Al llegar a la base Columbine y empezar a pedalear para llegar a twinlakes, siento un intento de calambre por bajar si recuperar completamente, tengo también ganas de orinar, decido parar en el pinto medio donde se hace una subida pequeña, me orillo a orinar y aprovecho para descansar las piernas y tomarme la última pastilla anticalambres. Remonto la bicicleta y sigo bajando, descansando lo más posible.

Paso ahora nuevamente por twin lakes, el tiempo es de 5:21hrs, sigo 9 minutos atrás de la meta, no he recuperado tiempo en la bajada, pero no he perdido tampoco. Lo que si he logrado es recuperarme bastante. Llevo solo un ánfora consumida por lo que perfectamente llego a pipeline.

Paso la estación de twinlakes de corrido, con bastante viento en contra por lo que me pego atrás de otro ciclista que va en esa sección. El clima está semisoleado, no muy caluroso. Al girar a la derecha y tomar la pequeña subida de pavimento después de twinlakes encuentro que me siento bastante recuperado del esfuerzo de coumbine y que debo trabajar más fuerte si quiero lograr mi meta, aparentemente las sub9 siguen dentro de lo posible si logro recuperar 10minutos. Encuentro en esta subida un pequeño grupo de 6 personas, liderado por una dama que viene trabajando fuerte, me uno a ellos. Conectamos con el camino de terracería que termina en el singletrack, en este trayecto hay mucho viento en contra, pero coordino a los involucrados en el grupo para ir jalando todos, ahora me esta tocando ya trabajar más para mantener la velocidad elevada en el grupo y poder lograr mi meta. Seguimos avanzando a paso bastante rápido pese al viento en contra hasta llegar al singletrack. Entramos y mantenemos un paso muy constante y fluido, las piernas sienten fatiga, pero nada cercano a un calambre, sigo con la hidratación constante y al ver mi Garmin sé que los watts que debo estar metiendo son los que estoy aportando. Entramos en la sección de brecha entre el singletrack y pipeline, mantenemos paso y nos unimos a un nuevo pelotón, avanzamos medianamente rápido y nadie quiere trabajar por el grupo, así que adelanto a todos y empiezo jalar a mi potencia, muy pronto me doy cuenta de que es mi paso muy por arriba del del grupo y que los he dejado muy atrás. Este no es momento de descansar las piernas si quiero lograr mi meta, además está por llegar el puesto de abastecimiento de pipeline donde podré descansar un minuto y medio. Entro solo a pipeline, paro en la sección de dropbags a las 6:22hrs, esto es 17 minutos por arriba de las 6:05 que tenía yo en mi meta de tiempos, esto me llega como un balde de agua fría pues, aunque en mi percepción he venido trabajando muy bien y avanzando muy rápido, pareciera que he perdido 8 minutos entre twinlakes y pipeline. Hasta este punto sigo con 20 minutos de ventaja entre lo que hice el 2018 y lo que llevo este 2019, esto es que desde que llegué a Columbine no he ganado más tiempo con referencia al año pasado, me he mantenido 20 minutos adelante. Cambio las dos ánforas rápidamente con ayuda de los voluntarios, me ofrecen un Gu que guardo en mi jersey y unas 10 rebanadas de papa frita salada que agradezco mucho para cambiar el sabor dulce de la hidratación. Les comento que mi meta es la hebilla grande y me dicen que creen que estoy aun dentro de lo posible, pero yo les respondo que creo que según mis cálculos estoy ya fuera de posibilidades, me insisten que no me desanime y arranco nuevamente.

Saliendo de pipeline he perdido el grupo que venía yo jalando y estoy solo, transito contra algo de aire por el pedazo de terracería restante hasta encontrar a otro ciclista justo al girar a la izquierda en el entronque con el pavimento. El aire en contra es mucho y le digo que debemos trabajar juntos. Trabajamos un par de turnos y encontramos a un tercer miembro que se une al grupo, hacemos un nuevo circuito pero cuando me toca jalar veo que se quedan mu fácilmente, medito unos segundos y decido que es el momento de meter más empeño, me siento bien, las piernas están lejos de los calambres y no hay nadie con quien trabajar, tomo la posición más aero que puedo y trabajo justo como en los entrenamientos de julio que me puso Samuele, 85rpm en Z3. Me sorprendo de la capacidad que aun tienen mis piernas. Transito toda la sección de pavimento pasando ocasionalmente ciclistas hasta que llego a la temida powerline. Entro a la izquierda en la terracería y mantengo mi ritmo de pedaleo y potencia. Sigo pasando gente que se ve sumamente cansada en esta parte del camino y yo por mi parte me siento relativamente bien. Pedaleo uniformemente hasta la curva pronunciada a la izquierda donde este la sección de 25% de pendiente de la subida, la parte más emblemática de powerline. Desmonto inmediatamente y tomo un paso de caminar apretado, pasando ocasionalmente ciclistas que intentan en pedalear rodar cuesta arriba. El clima es mas caluroso pero muy tolerable, anda como años anteriores. Avanzo a paso constante tratando de trabajar músculos diferentes a los que he usado durante las 6 y media horas anteriores.

Mientras camino en powerline medito mi estrategia para lo que resta de la carrera, recuerdo que mis 3 ediciones anteriores he logrado subir completamente el resto de powerline con bastante buen desempeño, así que me propongo subir manteniéndome entre 220 y 230 watts, sin dejar de pedalear ni caminar nuca, y descansar en el descenso del otro lado de powerline. Termino de caminar, tomo un vaso de coca cola caliente que unos amables espectadores me regalaron, me monto en la bicicleta nuevamente y retomo mi pedaleo. Lento pero constante voy pasando a un gran número de ciclistas que he visto ir y venir a lo largo de la carrera, el terreno está algo seco y suelto por el paso de tantas bicicletas, pero es manejable, el clima ahora si se siente más caluroso pero tolerable, quizá andamos en los 28°C. La subida tiene mucha pendiente y muchas piedras sueltas que me hacen cambiar completamente mi cadencia de pedaleo, ahora voy muy bajo. Entre 60 y 68rpm gracias al sprocket 51 del cassette XTR de Horacio, esta cadencia me resulta particularmente confortable, aunque siento que voy trabajando los músculos de manera más pesada, no tengo ningún intento de calambre y siento un alivio contra el elevado ritmo de pedaleo de 85-90rpm que mantuve desde que salí del singletrack. Pienso que he pasado unos 30 ciclistas en este trayecto de subida de powerline, pero lo que me da crédito emocional es que los veo a todos sumamente agotados mientras que yo me estoy sintiendo en control de mi carrera. Coronamos por fin powerline e inicia el descenso, tiempo de bajar rápido, pero con cuidado y tratando de descansar en hagerman road. Bajo rápido cuidando piedras y accidentes y sigo pasando. Llego a hagerman y bajo en posición aero como si fuera camino de pavimento, inclusive pedaleo.

Hacemos la curva cerrada a la izquierda que conecta de nuevo con el pavimento llevo un tiempo de 7:38hrs, que son 30 minutos menos que el tiempo en el que llegué a este punto el año pasado. Esto no lo se en el momento que paso por ahí, lo estoy conociendo mientras redacto este texto. Mi cerebro lo único que piensa es: tengo 20 minutos para recorrer todo este tramo de pavimento y llegar a Carter Summit a las 7.58 para poder seguir en la jugada. Leo la porra que mis hijos escribieron para mí y que está pegada en mi top tube, decido que es el momento de darlo verdaderamente todo, si trueno, llegaré después de las 9hrs, si no trueno puede ser que lo logre, es la única carta que tengo por jugar y es el momento de jugarla, sigue una subida de pavimento como las que tanto entrené, donde puedo mantener mi paso, con una pendiente de entre 6 y 8%, que es donde me desempeño bien. Vamos Jorge no te rajes, mételes a las piernas. Me pongo en posición aero y draftero detrás de un hombre muy grande y robusto que me rebasa en la bajada de pavimento, me ayuda a ir con mucha mayor velocidad que yo en ralentí solo. Se termina la bajada e inicia la subida. A pedalear, no menos de 230 watts, todo lo que puedas, trata de que siempre sea sobre 240 watts, tú puedes Jorge.

En esta subida debo haber pasado unas 50 personas, con mi cadencia mantenida de 85rpm a los ojos de los demás tengo todo bajo control, cada que paso a alguien me da ánimos y felicita por lo “bien” que me veo, los espectadores me animan de la misma manera, diciéndome que me veo fenomenal, aunque por dentro estoy con la máquina casi a tope. Las piernas se sienten verdaderamente cansadas, fatiga general del cuerpo, pero no puedo aflojarle, tengo que seguir pedaleando mientras no tenga sensación de calambres. Me mantengo 240 watts y sigo pedaleando por lo que me parece una eternidad. Paso a una mujer a la que le pregunto si sabe si estamos con posibilidad de llegar, son las 7:56hrs y no veo la estación de abastecimiento, me dice que ella lo único que sabe es que de la última estación hasta la meta es menos de 1hrs si todo va bien, eso yo también lo se perfectamente, lo he estudiado mucho, lo que quiero saber es cuanto nos falta para llegar a Carter Summit. El reloj marca las 7:58hrs y aun no veo la cima por las curvas, creo que ya casi llego, pero puede ser que igual me falten otros 10 minutos, siento una impotencia enorme, ganas de dejar de pedalear y descansar, y es justo en ese momento cuando lo veo a distancia, 2 pequeñas curvas y se termina la subida. 7:59hrs del reloj, estoy a casi ahí, me da una emoción inmensa, indescriptible, se me llenan de lagrimas los ojos, es la primera vez en la carrera que estoy verdaderamente convencido de que la meta es posible, se viene el rush de adrenalina a todo el cuerpo, se desvanece cualquier percepción de cansancio, bajo dos piñones, me paro en los pedales y acelero, volteo a ver mi ánfora, tengo poco mas de media, no debo parar con eso llego al final. Paso por la estación de carter sin detenerme, todo me animan mucho por ir parado, vamos te ves muy fuerte, estas dentro de tiempo, lo vas a lograr, agradezco sus porras, paso volando el abastecimiento a las 8:01hrs. Analizando este tramo de subida de carretera me doy cuenta que contra el año pasado he subido 8 minutos más rápido este año, este ha sido un ataque decisivo dentro de mi carrera de 2019.

Pasando la estación hago una evaluación de tiempo y condición, son solo 3 minutos atrás de lo estimado, lancé mi ataque y resultó, es el momento de ser extremadamente inteligente en lo que resta del trayecto para evitar calambres, descomposturas o caídas, no troné durante mi ataque, no es momento de tronar ahora, es el momento de ser super inteligente. Terminando de meditar esto inicio la pequeña subida para coronar St Kevins, necesito descansar las piernas pues siento un indicio de calambre, me voy a la mayor cadencia posible y me paro ocasionalmente en los pedales para trabajar músculos distintos. Tranquilo Jorge, no cometas errores. En esta subida, aunque voy moderado, entre 200 y 210 watts, sigo pasando mucha gente que se ve completamente devastada. Corono por fin la subida, tengo ahora la concentración absoluta para el descenso, dos metas muy importantes en este descenso, ir velocidad tope y descansar completamente las piernas del indicio de calambre que tuve durante la subida.

Bajando de St Kevins pienso que voy rápido, pero me pasa un ciclista, esto me alerta y enciende nuevamente, no vas a llegar si eres demasiado conservador, así que suelto el freno y bajo a mi verdadera velocidad tope. Completamente concentrado en el descenso maneo lo más eficientemente posible, paso a dos ciclistas, ningún indicio de accidente y parece las piernas se han recuperado al llegar a la base. Son las 8:20hrs, me quedan 40 minutos para llegar, siento que estoy ya del otro lado, pero no estoy seguro. En esta sección de brecha plana el aire en contra es fuerte, veo un ciclista en una hardtail y lo alcanzo, le digo que si sabe como vamos, que si es posible la meta y me dice que el año pasado, él terminó en 8:48hrs y que al momento llevamos 3 minutos de ventaja contra su tiempo que estamos seguros, yo me emociono pero veo que el viento en contra es muy fuerte, le digo que debemos trabajar juntos para no arriesgarnos, así lo hacemos y muy pronto alcanzamos a un tercer ciclista que parecía ser su primera carrera, estaba completamente desorientado del tiempo, nos pregunta un par de ocasiones y el de la hardtail responde lo mismo que a mí, se emociona igual que yo y se une al grupo de trabajo. Avanzamos rápido y alcanzamos a otros dos ciclistas, somos ya 5, entramos a la carretera, pero nadie quiere apoyar al sr de la hadtail, no puedo permitir bajar la velocidad, quiero asegurar mi resultado, me pongo enfrente y tiro al grupo manteniendo 260-270 watts contra un fuerte viento. Jalo el grupo de 5 hasta la que yo he nombrado la curva del infierno, son las 8:35hrs y según lo que estudié son 15 minutos para llegar a la meta. El compañero primerizo que venía en el grupo pregunta nuevamente como vamos, y ahora si con completa convicción le respondo, estamos a 15 minutos 18 en el peor de los casos de llegar a la meta, lo vamos a lograr. Escalamos esa pequeña subida, nos reagrupamos como pelotón y vuelve a jalar el sr de la hardtail, los demás vienen de moscas, yo estratégicamente me pongo al final, he jalado muy fuerte al grupo durante 8 minutos y necesito descansar. Avanzamos en un paso fuerte primero contra el viento moderado, pero el paso va siendo cada vez mas lento pues nadie le quiere ayudar al de la hardtail, me empiezo a impacientar, son las 8:45, llevamos 10 minutos en la terracería y no veo aún el entronque con el pavimento, parece ser que hemos bajado mucho el ritmo. En este momento nos adelanta por la derecha una chica con la que he compartido secciones de carrera anteriormente, veo que todos los de mi grupo se sienten muy confiados en llegar, pero yo no quiero dejar nada a la suerte, me paro en lo pedales, acelero y me pego en la rueda de la chica, dejamos rápidamente atrás al grupo con el que venía. Son las 8:48hrs y estamos justo conectando con el pavimento, estoy sumamente cansado ya pero completamente lleno de emoción, me quedan 11 minutos para llegar y necesito máximo 6 para rodar este tramo, no tengo ningún indicio de calambre, es el momento de disfrutar estos últimos metros y recordar las 3 ocasiones que he pasado ya por esta última subida de pavimento al lado de la escuela.

Mientras subo al lado de la escuela, me paro en los pedales para desentumirme, haciendo un esfuerzo moderado pues estoy a nada de llegar, verdaderamente disfrutando el vaivén de la bicicleta. Al coronar esta subida veo la meta, nuevamente se me llenan de lagrimas los ojos, suspiro profundamente y me siento a descansar este ultimo tramo de bajada. Los espectadores lo saben y nos animan, felicidades, van a tener hebilla dorada. Me arreglo ligeramente el jersey para la foto de llegada, me retiro el anillo respirador y espero que mi familia este en la meta para verme llegar. Avanzamos la chica y yo muy juntos, me incitan a adelantarla en sprint, me niego, volteo hacia atrás, el grupo con el que venía no se ve, así que le doy espacio a la chica de separarse para que entre sola a la meta. Empieza el embudo de espectadores en la meta, la adrenalina regresa, veo el reloj de la meta, 8:52hrs, busco a mi familia, pero no la veo, entro a la alfombra roja, es momento de celebrar, lo he logrado. Cruzo la meta a las 8:53:07hrs tiempo de carrera que son 8.52:01hrs tiempo de chip. Sigo buscando a mi familia, pero no la encuentro, hay mucha gente. Me ponen mi medalla, creo es Maryleen la que lo hace, me ponen una toalla humeda, detengo mi Garmin, me retiran la bicicleta y camino hacia la salida de la meta a la derecha y ahí los veo, Esteban, Rebeca, Diego en su carreola y Cris corriendo todos hacia mí, empiezo a llorar profundamente, me abraza Cristina, la aprieto con lo que me queda de fuerza y le digo, “si pude mi amor”. Le agradezco mucho a toda mi familia el enorme apoyo que me brindaron durante el largo y complejo proceso que concluyo en un Leadville sub9. Nos acercamos a tomarnos en familia la foto de finisher. Recojo mi bicicleta y nos retiramos del evento para poder disfrutar del logro descansando de nuevo en el departamento de Vail.

Al llegar a la camioneta y cargar bicicleta e hijos, tomo mi teléfono que estaba guardado ahí, abro el whatsapp y veo 100 mensajes de mi chat de monteplano, 15 de Samuele, varios mas del chat de mi familia, varios más de muchos otros amigos. Un gran número de gente que me estima me estuvo siguiendo durante la carrera, estuvo apoyándome y preocupándose por mí. Todos me felicitaban de manera muy alegre por el éxito obtenido, me sentí verdaderamente estimado. Agradecí rápidamente a todos en ese momento y más adelante con detalle. Es una sensación de felicidad enorme el saber que tanta gente me estuvo apoyando a distancia.

He concluido por fin este capítulo que a la fecha constituye el reto físico y deportivo más complejo que he realizado. Gracias a todos los que me apoyaron, es algo que recordare por siempre.

COMPARATIVA DE DATOS 2018 VS 2019

Tiempo:

Inicio a Columbine

2018 5:04hrs vs 2019 4:46hrs.

De ida tuve 18 minutos menos de los cuales 7 minutos fueron en Columbine y 11 minutos en el resto del trayecto.

Columbine a Meta

2018 4:29hrs vs 2019 4:06hrs

De regreso tuve 23 minutos menos de los cuales 8 minutos fueron el ataque en la subida de pavimento a Carter Summit.

Powerline a Meta

2018 2:29hrs vs 2019 2:09hrs

Esta parte mejoré 20 minutos. Apreté constante desde powerline hasta la meta en la parte de la carrera donde más pesado es mejorar, pero fue donde verdaderamente se concretó el mayor logro.

TABLA COMPARATIVA DE RESUMEN

2018

2019

Tiempo tot

9:34:11

8:52:10

Tiempo mov

9:19:28

8:47:30

Tiempo sin movimiento

15 min

5 min

Vel promedio

17.4 km/h

18.7 km/hr

Vel movimiento

17.8 km/h

18.9 km/h

Vel max

73.5 km/h

68.7 km/h

Temp Max

30°c

20°c

Temp Min

-5°c

8°c

Temp promedio

18.6°c

17.1°c

Pot promedio

157W

171W

Pot max

659W

752W

Pot 20 min max

226W

230W

Pot normalizada NP

191W

202W

IF

0.64

0.66

TSS

377.3

381.6

FTP

298W

303W

Trabajo

5186Kj

5318Kj

Peso

78kg

78k

Jorge Alfredo Molteplano Team Zamora, Mexico.

Annunci

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

Crea un sito o un blog gratuitamente presso WordPress.com.

Su ↑

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: